FO3 (There Was Only One Bed) | Reseña

Titulo Fandom Of Our Own  (There Was Only One Bed)                                Autores Varies Autores                      Páginas 309
Género Contemporáneo, Juvenil, Fantasía, Romance, Ci-Fi
Tags #Angst #Death #Drama
#EnemiesToLovers #Fluff #FriendsToLovers #Hurt/Comfort #LGBTQ+ #Magic #Sapphic         
Encuentralo en Lektu ● Goodreads

Sinopsis

Fandom of our own: There was only one bed es una antología de relatos que homenajean al fenómeno fanfic a través de sus tropos más habituales, como «solo había una cama», «compañeros de cuarto» o «almas gemelas». ¿La vuelta de tuerca? Esta vez, los personajes son originales. Los autores exploran las relaciones románticas y sexoafectivas entre sus personajes, mayormente LGTBQ+, utilizando escenarios tan variados como una cafetería, una residencia universitaria, una fortaleza medieval o un apocalipsis zombie.

Primeras impresiones

Desde el primer momento que comenzamos a leer no pudimos evitar pensar: la vamos a pasar en grande leyendo esta antología. Primero, porque amamos los fanfics. Segundo, por el hype tremendo que se estaba formando en la comunidad literaria de Twitter, no podíamos esperar un segundo más para leerla. La antología comienza fuerte con una historia inesperada, pero que supimos apreciar mucho, y al siguiente relato seguía la emoción y al tercero ya sabíamos por dónde iba la cosa, que la calidad de la antología sería incuestionable, y que nos divertiríamos mucho leyéndola.

Muchos podrán pensar que como Fandom of our own: There was only one bed se trata de una obra que fue planeada para ser gratis en su versión digital, la calidad sería baja. Como suele ser en muchos casos, pero aquí eso no ocurre. Se nota el esfuerzo y el cariño que pusieron les organizadores y apreciamos mucho el resultado.

Resumen

Lo que encontrarás dentro de esta antología es una gran sorpresa. Ningún relato es parecido al otro, cada uno tiene algo en especial que hace que el recorrido sea aún más emocionante. Con distintos géneros, cada uno de los relatos abarca los tropos más conocidos y amados por les fanfic lovers, y toda la antología no hace más que llevarte a ese rinconcito de comfort donde hallaras lo divertido de un buen fanfic y las escenas que forman cada tropo que has leído por tanto tiempo, pero con personajes originales. En su mayoría todes les personajes que aparecen son LGTBQ+ y esto es otra de las cosas que hace que esta antología sea tan especial. La calidad y la diversidad hacen de esta antología una maravilla.

Valoración Literaria

Dentro encontramos todo aquello que nos atrapa tanto de los fanfics. Aunque cada autore muestra un estilo muy diferente e individual, en su mayoría lo hacen de una forma bastante atractiva y dinámica que hace que quieras seguir leyendo más y descubrir con cada página una nueva sorpresa. Es un conjunto de relatos bastante divertidos, si quieres una lectura ligera y pasajera, esta debe ser tu elección. Sus personajes son lo que más destaca de cada uno de ellos, pues es casi imposible no empatizar con elles, porque a pesar de la fantasía en la que viven y de lo extraña que puede ser la historia, comparten problemas y emociones bastante reales que les hace sentir muy presentes.

Hay un sinfín de cosas bizarras también, esto puede servir como advertencia para a quien no le gustan, pero creemos que ese es el toque que hace de todo esto algo más interesante. Hubo ciertos relatos que no nos gustaron, por supuesto, que nos ponían incómodas de una manera negativa y tan sólo queríamos saltar al siguiente relato. Pero creemos que esto es a gusto de cada quien. Y que ese par de relatos que no llegamos a apreciar del todo no significa nada negativo para la antología o que dichos relatos no sean buenos. De hecho, hacía bastante tiempo que no disfrutábamos tanto de una antología de relatos como esta.

Opinión Personal

Bella ciao, Myriam M. Lejardi
Ewa Urban
Imagen por Ewa Urban

«Esta historia empieza y termina igual: cavando una tumba».

Fue definitivamente un comienzo de antología que no nos esperábamos. Sin embargo, como casi siempre suele ser con Myriam, el relato nos fascinó. Leímos cada parte con más ganas que la anterior y gritamos un poquito con ese final. Si conoces a la autora con anterioridad, sabrás que tiene una tendencia a hacer finales que te dejan inestable emocionalmente. Sí, aquí no fue la excepción.

Serendipia, Elisa Macías
Imagen por Michał Parzuchowski

«[…] la hacía sentir segura, como si mereciese la pena ser escuchada y tuviera algo que aportar en una conversación más que ser la persona que “sabía escuchar”».

Sinceramente, no hay parte de este relato que no nos haya gustado: el principio se construyó de tal manera que entrar al worldbuilding es un paseo, el desarrollo de la historia nos sacó varios gritos al puro estilo fangirl de ver lo bonito de la construcción de la amistad entre Raquel y Andrea. Y ESE final, señoras. Ese final nos inyectó una dosis bien alta de adrenalina que amamos. Sencillamente, Elisa escribe que dan ganas de leerla una y otra vez porque tiene descripciones demasiado bonitas.

Marca de agua, Hendelie
Imagen por Kris Atomic

«Tal vez el día siguiente su pasado empezará un poco más cerca».

No les vamos a mentir, aquí ya tienen que ir sacando en serio los pañuelos. Llegamos a la inequívoca conclusión de que a la escritora le gusta sacar cada pequeña lágrima de tu indefenso corazón. Y es tan descarada esta autora que ni siquiera te permite pensar en entregarle tu corazón, porque sencillamente se lo roba poco a poco con cada frase. Nos encantó a pesar de las lágrimas.

Por el poder del Planeta Neptuno, Mal Lawless
Imagen por Green Chameleon

«Yo no canto, no bailo y no hago el tonto.

¡Venga ya! dijo Begoña, pensando que iba de broma. ¿Y cómo te diviertes?

Sin cantar, sin bailar y sin hacer el tonto».

Este ficn’t sacó toda la artillería pesada de fangirl loca que llevamos dentro. Odiamos con bastante fuerza a cierto personaje al principio, luego lo amamos con la misma intensidad; gritamos en ciertas escenas, quisimos entrar al relato y comenzar a repartir sillazos y no confirmamos ni desmentimos que hayamos bailado en cierta escena.

Palabra de lobo, Rafael de la Rosa
Imagen por Aron Visuals

«Ambos estamos buscando nuestro sitio».

Hay que apreciar la forma tremenda en la que Rafa inició el ficn’t. Carlos nos encantó (Carly se declara la hermana gemela dramática de Carlos), es un personaje que sencillamente te cae en gracia desde la primera línea y que te saca muchísimas risas con cada pensamiento. También le declaramos públicamente nuestro amor y devoción a Luca Dubois. Hablemos de otra cosa importantísima: el desarrollo de la relación entre ellos, Rafa se merece todos los galardones de todos los mundos por entretejer la relación de una forma tan perfecta, tan gradual en tan pocas palabras, tan pura. Nuestros respetos (y nuestros corazones).

Verde limón, Alister Mairon
Imagen por GR Stocks

«A ver, pijo repelente: ¿te vienes conmigo o no?».

No hay forma en la que no mencionemos cómo percibimos el relato siendo venezolanas. Alister creó el worldbuilding político de una manera tan magistral, manejó los diálogos tan bien que fue imposible no sentir que estábamos leyendo de forma verídica lo que sucede en el mundillo político. Y sentimos asco. ¿Por qué? Es parte de la venezuelan culture sentir un odio y asco profundo e intenso hacia todo lo que representa la política. Tampoco podemos negar que Alister sabe lo que hace cuando escribe smut. Y creemos que este fue el relato que más nos ocasionó emociones adversas: asco y fascinación. Alister merece un premio.

Y el cometa cayó, Irene Morales
Imagen por Artem Labunsky

«Los seres humanos hacen una cosa muy curiosa cuando el mundo se acaba: seguir viviendo».

Hay tantas cosas que decir sobre este ficn’t que sencillamente no sabemos por cuál comenzar. Irene sabe lo que hace cuando escribe angst, cuando crea tensión, sabe llevarte hasta el borde del asiento y suplicar más, sabe lo que hace escribiendo slash. Que La Gran Diosa de los Fanfics la bendiga porque esa mujer sabe muchas cosas. Y, sobre todo, sabe usarlas para romperte en pedacitos.

Amiga, date cuenta, Yaiza Carrasco
Imagen por Alesia Kazantceva

«¡Eres un demonio!

No me jodas, eres un ángel».

Yaiza es otra autora de esta maravilla fictología que no sabe guardarse las cosas, en el prólogo te deja en claro que las dos protagonistas son seres sobrenaturales y que son tontas. Nos encantó el desarrollo de la historia en un ambiente tan típico como lo es el trabajo. Y, todo sea dicho, nos tuvo el corazón en la boca la mayoría del relato cuando casi se descubrían.

Is anybody out there?, David Orión Pena
Imagen por Sharon McCutcheon

«Algo que tira de ti y de mí y por lo que no paramos de coincidir».

Una de nosotras es más aficionada a la Ci-Fi que la otra, pero a ambas nos encantó el relato. Estamos claras que David tiene un súper cerebro al manejarse en tantas subtramas sin perder el hilo de la trama principal. Lo amamos por todo lo que nos dió en el desarrollo y le tenemos un poquito de resentimiento por ese final.

Títulos nobiliarios, Celia Añó
Imagen por Cederic Vandenberghe

«―UZUMURRIAGI, VIL USURPADOR. ¿DÓNDE ESTÁS?  NO TE ESCONDAS».

Este relato simplemente fue un cierre de broche de oro para la antología. Celia es una de las autoras que no habíamos leído antes dentro de la antología y creemos que no pudimos tener mejor primera impresión de ella. Esconde un no sé qué en su narración del que es difícil no hacerse adicta. Y sus personajes son de otro mundo (literalmente). Gracias, Celia, por darnos tanto por tan poco.

En general, gracias a todes les autores y equipo detrás de la Fictología.

4/5

4/5

¿Disfrutaste leyendo este post?

Suscríbete ahora para que todas nuestras entradas, novedades y nuevos tomos de la revista lleguen a tu correo

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments